sábado, 20 de febrero de 2010

Volver a escribir...

Volver a escribir sobre Talleres después de casi dos meses y medio. ¿Que son dos meses y medio en la historia de Talleres?, una eternidad, una verdadera eternidad.

¿Que pasó?
La limpieza que se hizo en el plantel, la llegada de refuerzos de categoría, un técnico laburador como Tito Rebottaro y la posibilidad de hacer una pretemporada en serio, inclinaron la balanza para que Talleres, sin jugar del todo bien sobre todo en defensa, quede puntero en la tabla de posiciones con una exitosa cosecha a nivel resultados. Si bien perdió su partido frente a Crucero Norte en Misiones y en la tarde negra de Santiago del Estero, rompió el maleficio de visitante derrotando a Ben Hur en Rafaela con la presencia de 3000 matadores.


Otro novelón que vivimos fue la del Colo, que comenzó a viajar a España bajo la excusa de que buscaba ayuda en el Xerez de España para lograr un acuerdo y asi los pibes de las inferiores iban a poder jugar torneos competitivos. Palabras van, palabras vienen, todo terminó en que el Colorado recibiría una propuesta para trabajar en el club como asesor deportivo y abandonaría a Talleres por dinero. No es un mal tipo Lussenhoff, ha dejado todo por la camiseta de Talleres y no se le puede recriminar nada, pero que me disculpen los fanáticos, en este caso dejó mucho que desear. Tal fue la culpa que volvió ahora a jugar unos partidos más hasta marzo y donó parte de su sueldo para mejoras en el club. No niego que en un futuro desde donde pueda ayude al club, pero el sabor amargo de su partida, es un hecho, y que podría haber sido por la puerta grande, también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada