miércoles, 11 de noviembre de 2009

Un punto de partida

No cabe duda, la más grave de toda la batería de noticias que recibió el hincha de Talleres es la que compete a sus divisiones inferiores. El descenso de Talleres al Argentino A, hizo caer muchas lágrimas por tener que afrontar esta situación y jugar en este torneo en donde prácticamente se sortea un ascenso. Pero en el shock del descenso nadie tuvo en cuenta que ésta noticia venía con esta "yapa". Las lágrimas hubieran sido muchas mas en aquel momento.


Pasa que Talleres no podrá participar más con sus divisiones inferiores en los torneos de A.F.A. dado que milita en una categoría semi-amateur. La noticia es tremenda, demoledora, Talleres tiene una gran cantidad de juveniles con el sueño de calzarse la azul y blanca y ahora a falta de competencias, van a sobrar y seguramente habrá una gran cantidad de migraciones. Las divisiones inferiores quedarán más inferiores que nunca y se vendría abajo el pilar fundamental para el renacimiento del club. Queda como única esperanza un ascenso inmediato o bien que la A.F.A. contemple la posibiliad de invitar (hay dos o tres equipos que participan de ésta forma) al matador a participar de éstos torneos.

Ésta noticia tan mala fue acompañada de un acontecimiento interesante. El apartamiento del juez Tale de la causa Talleres en la cual hace más de 14 años que "no entiende"...o "entiende demasiado", abre al menos una puerta a la esperanza de que el club caiga en manos de un juez que realice sus funciones con imparcialidad, decoro, silencio, y con experiencia en el tema. La persona parece ser Saúl Silvestre, quien ya condujo la quiebra del otro club quebrado de Córdoba.



El juez Saul Silvestre. A cargo de la causa

Esta segunda noticia constituye quizá otro pilar fundamental para el sueño de poner a Talleres a la altura de su historia. Es debido a que hemos visto pasar gerenciadores con promesas, proyectos, idóneos deportivos, pero siempre la gestión de Tale, ya sea por incapacidad de reacción o por reacciones equivocadas, terminaba colaborando en el fracaso de los procesos. Nada garantiza que haya un juez nuevo, hay que empezar a hacer las cosas bien, pero sin duda que constituye un punto de partida



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada